,

¿Por qué lo llamo Akogare, cuándo quiero decir amor?

Si me conoces (y es lógico que suponga que lo haces ya que has caído aquí) sabrás que “Helena Batlle” es uno de los temas de los que menos me apetece hablar en este mundo. Antes prefiero hablar de la inflación en Macedonia, de si es mejor jugar con un 4-4-2 o 4-2-3-1 o de GH Vip… antes que mostrar algo de mí. No obstante, aquí estoy, frente a ti para explicarte porque me encanta estar detrás de la cámara.

Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida

En otras ocasiones ya he hablado sobre términos japoneses que es necesario acuñar , y Akogare, entra en esta categoría. Empiezo explicándote que lo mismo no sabes de lo que hablo. Akogare (pronunciado ah-koh-ga-reh, para que quedes bien en una cena) es un sentimiento que mezcla anhelo, deseo y admiración. Es un profundo sentimiento que se siente por alguien (en mi caso por algo) a quien admira mucho, generalmente por ser especialmente talentoso, y que quieres que te diga, mis niños (mis objetivos) son los mejores captando la belleza y creando cuadros únicos. Uso esta palabra porque trae implícita un halo de comprensión de las propias deficiencias de una, y ¿Qué quieres que te diga? No soy de verbo tan fácil, una imagen siempre va a ser mejor.

Fotografía de Elisenda Vallés

No rompas la magia, no te cargues mi Akogare

Ya sabrás que hablo poco, y que con la cámara me expreso a gritos, alto y claro. Amo a mis niños (repito, mis objetivos), mi profesión, y aunque sé que tú nunca lo has hecho (o quizá sí) te paso algunas frases que ni a mí, ni a otr@ fotograf@ deberías decirle nunca:

  • “Esto me lo hace mi prim@, se ha pillado una cámara de Amazon por 600 euros.” (Habrá que ver cómo la usa, si la usa en automático y encuadra regular pues…)
  • “Mi cuñado que se ha descargado por internet unas aplicaciones que hace virguerías.” (Una postproducción que te convierte en el payaso de Micolor y arreglado).
  • “Claro, es que con esa cámara yo también.” (Como si a Messi le dices, claro es que con esas botas yo también).
  • “¿Puedes hacerme una foto como esta?” (Yo no copio, si quieres como esa, ya tienes esa).
  • ¿Me puedes pasar las fotos sin marca de agua? (claro, porque mi trabajo no me importa).

Porque yo no voy diciéndole a la gente:

  • ¿Escribes? Ui me encantan las novelas que sacas del Word.
  • ¡Qué bueno está el guiso! Seguro que esa olla te ha valido un pastizal…
  • ¿Qué has superado tu marca en la última carrera? No me extraña con esas superbambas…

¿Sigo?…

No somos pocos, estamos ahí fuera y somos unos afortunados porque nos encanta lo que hacemos ¿Y tú, ya tienes tu Akogare, o todavía no lo has encontrado?

2 comentarios
  1. Dani
    Dani Dice:

    Gran persona, desde hace más de 10 años que nos conocemos y cada día me sorprendes.
    Gran profesional, con una gran ambición y conocimiento.
    Me siento afortunado de contar contigo, y que cuentes conmigo!

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *