,

La vida de los otros… a través de mi objetivo

Helena Batlle, Lisboa

¿Conocéis el cuadro de “Las Meninas”? Supongo que sí, sois gente ilustrada y la obra cumbre de Murillo no tiene secretos para vosotr@s… Si os lo habéis creído, por favor, id saliendo. Velázquez pintó este cuadro, que no tiene mejor ni peor trazo que otros, ni técnica, ni uso del color, ni de la perspectiva (aunque tiene su aquel) … Entonces ¿De dónde le viene la fama?

Los personajes no son casualidad, supone un buen reflejo de la sociedad de la época, entre personajes de la realeza, se funden bufones, sirvientes… la cruda realidad. Sin duda, el antecedente de la foto, más concretamente del selfie (ya que el propio Velázquez sale). Por eso me encanta este cuadro.

Helena Batlle - Barceloneta

Madre y suegra britanicas se escaquean vilmente de la despedida de soltera y se van de compras acabando en la Barceloneta… ¿Cenarán paella y sangría a las 6 de la tarde?

Mi vida como voyeur

Dejad de ser malpensad@s, me refiero a mirar desde detrás de la cámara y sacar el retrato oculto. Hay una realidad innegociable, cuando se le pide a alguien que sea natural, forzará una cara que en la vida ha puesto. Esa sonrisa que pusiste en la boda de tu tía no es tuya… ni de nadie, tu solo eres tú cuando no sabes que te miran… y me encanta “robar” estos momentos que emanan sinceridad. No sabéis lo que me cuesta contenerme muchas veces…

En el metro, por la calle, en eventos… miro a personas y me imagino su retrato. Si el blanco y negro o sepia será lo que mejor vaya a la vida que le he asignado… es un juego muy personal, es mío y me encanta. Tendréis que perdonarme esta pequeña invasión (bien es cierto que rara vez lo ejecuto) más que nada porque me ocuparía todo el día. Todo el mundo tiene una historia, y no dejaría de reflejarla.

Helena Batlle, Spiderman

Madrid. Spiderman tiene acento del este, modales refinados y quizás más de 40 años. ¿Comó llego a convertise en el superheroe más cañí?

Esto quedará dentro de 100 años

El reflejo de la sociedad actual, dentro de 75 o 100 años, lo representarán actores casuales, que no sabes que están siendo disparadas desde mi móvil o mi cámara. Cuando encuentren y/o recuperen mis discos duros, los novios posando, cortando la tarta, ese chico fingiendo mirar al vacío o esos chavales con su diploma tendrán poco que contar. Los retratos robados: ese anciano mirando a su mujer sin que se dé cuenta, ese padre orgulloso viendo a su hij@ jugando, ese beso robado… de modelos que no posan, serán quienes cuenten el relato más auténtico.

Ya he dicho mil veces que no tengo mil palabras, tengo imágenes, y me gustan que hablen alto, claro… y con sinceridad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *