La Ley de Protección de Datos ¿Un enemigo de la memoria histórica?

Estando en Barcelona he ido a la sala KBr de la Fundación MAPFRE a ver la exposición de Consuelo Kanaga titulada “Atrapar el espíritu”.

Ser negra, mujer en esa época y tener la osadía de trabajar en el fotoperiodismo tiene su mérito. Durante sesenta años, Consuelo Kanaga (1894-1976) capturó los conflictos sociales de su época, desde la pobreza urbana hasta la lucha por los derechos de los trabajadores, la segregación racial y la desigualdad social. Sus retratos son un ejemplo de memoria histórica documental combinada con una forma muy particular de ver el mundo.

La fotografía documental en la era digital vs la RGPD

En la era digital, la fotografía se ha convertido en una herramienta fundamental para documentar nuestro mundo y preservar la memoria histórica. Sin embargo, el auge de las leyes de protección de datos, como el RGPD en Europa, está creando un nuevo desafío: la dificultad para capturar imágenes de personas y eventos.

Las restricciones impuestas por estas leyes buscan proteger la privacidad de los individuos, lo cual es sin duda un objetivo loable. Sin embargo, en algunos casos, estas restricciones pueden tener un impacto negativo en la libertad de expresión y la capacidad de documentar la historia.


¿Cómo afecta la Ley de Protección de Datos a la fotografía?

  • Consentimiento: En general, se requiere el consentimiento explícito de las personas para ser fotografiadas. Esto puede ser complicado, especialmente en eventos públicos o cuando se trata de capturar imágenes espontáneas. No me veo en una manifestación pidiendo permiso a un encapuchado con un coctel molotov permiso para fotografiarlo…
  • Derecho al olvido: Las personas tienen derecho a solicitar que se eliminen sus imágenes de Internet, incluso si estas ya se han publicado. Esto puede dificultar la creación de archivos fotográficos completos que documenten eventos históricos. De hecho, las nuevas generaciones ya se están perdiendo muchas cosas. Lo veo en mis alumnos, en los libros de texto de la ESO e incluso en bibliotecas.
  • Limitaciones al uso de imágenes: Las leyes de protección de datos también pueden restringir la forma en que se pueden usar las imágenes de las personas. Por ejemplo, puede ser necesario obtener un permiso especial para usar imágenes con fines comerciales o para publicarlas en línea. Cosa que me parece lícita, pero veo que aun no tenemos claro cuando es un tema de lucro o de dejar un legado.


¿Qué se puede hacer para conciliar la protección de datos con la fotografía?

  • Buscar el equilibrio: Es importante encontrar un equilibrio entre la protección de la privacidad y la libertad de expresión. Las leyes de protección de datos no deberían ser tan restrictivas que impidan la creación de un registro fotográfico completo de nuestro tiempo. Difícil pero no imposible… creo…
  • Desarrollar nuevas tecnologías: Se pueden desarrollar nuevas tecnologías que permitan capturar imágenes sin comprometer la privacidad de las personas. Por ejemplo, la tecnología de anonimización puede difuminar los rostros o distorsionar las imágenes de manera que las personas no sean identificables. No es que me encante la idea, pero es mejor que nada. También muchos fotógrafos están cogiendo estilos “no compremetedores” como coger detalles y “disparar por la espalda” de manera que no se reconozca al sujeto.
  • Educar al público: Es importante educar al público sobre la importancia de la fotografía documental y los desafíos que enfrentan los fotógrafos en la era de la protección de datos. Hay que saber en que momento ayudamos a explicar la historia y las costumbres de una época y en que momento ponemos en riesgo nuestra privacidad.

Las leyes a veces son males necesarios

En definitiva, la Ley de Protección de Datos es un tema complejo con importantes implicaciones para la fotografía y el video. Si bien es fundamental proteger la privacidad de las personas, también es importante encontrar formas de preservar la memoria histórica y garantizar que la fotografía y el video siga siendo una herramienta valiosa para documentar nuestro mundo y que las generaciones venideras vean como eran nuestras costumbres, nuestras ciudades, nuestra manera de vestir…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *